martes, 5 de septiembre de 2017

Géminis-Edelweis, 400m (ED-)


Más fotos aquí
Pincha en la foto

Nuevamente en el aparcamiento de Torla. Estar de vacaciones en el Pirineo es sinónimo de escalada en Ordesa. Magnífico escenario que nunca defrauda. El poder escalar por esos bloques que parecen lavadoras a punto de estrellarse en el bosque, el poder descender de las rutas atravesando esas praderas de un verde más intenso que la propia clorofila, el sentirte parte de esa naturaleza desbordante, hace que escalar en Ordesa siga siendo una pasión permanente.

En esta ocasión la elección fue combinar dos rutas en una: Géminis-Edelweiss. Sin duda que cualquiera de las dos vías por separado tienen entidad suficiente como para acometerlas íntegramente, pero como el Pirineo no es un terreno de juego que nos quede muy a mano a los gallegos, decidimos seguir los consejos de muchos escaladores y de un viejo artículo de la revista Desnivel, donde se reseña que esta combinación de las vías de Gálvez es de lo mejor que se puede realizar por estos lares.

Cogimos Lucas y yo, junto con un nutrido grupo de escaladores, el autobús en el aparcamiento de Torla a eso de las 6:00h. Una vez en la pradera de Ordesa, el camino hacia el Pilar de Cotatuero no tiene pérdida y en poco menos de 2h estamos con los arneses puestos delante de esa marca característica grabada en la roca “Géminis”.

Esta primera parte consta de siete largos. El primer largo es el menos definido, hay que buscar las secciones de mejor caliza y teniendo claro que no puede pasar de V. Reunión al lado de una roca en punta característica. Segundo largo, sobre roca compacta y que nos deposita sobre la gran canal/chimenea que recorre este tramo de pared. Reunión en puente de roca que se refuerza. La siguiente tirada nos lleva a un diedro/fisura muy pulido, de un color gris característico y donde si no te empotras hay que apretar mucho para poder liberarlo (6b+) - yo apreté lo que pude, pero tuve que acerar- . En el comienzo de este largo llevar un Camalot del cuatro va estupendo (aunque para el resto de la vía sea prescindible). El L4 es una tirada divertida donde escalas por un diedro que abandonas y te cambias de lado, para hacer reunión. La siguiente tirada te deposita en un nicho/nido gigante donde claramente hay restos que verifican el anidamiento de alguna especie voladora de buen tamaño -no se lo que opinarían de esto los guardianes de la naturaleza gallegos, probablemente prohibirían la escalada en todo el territorio pirenaico-. El L6 creo que el largo estrella de esta primera parte (6a), se sale de la reunión por la derecha, se chapa un clavo y con un patio bajo los pies increíble, vas a buscar unos cantazos ocultos que te permiten izarte sobre la barriga que parece bloquear la salida -buenísimo-. Reunión en una repisa cómoda. Último largo de la Géminis para nosotros, seguir una fisura que se convierte en un diedro liso bastante duro (6b).
L6

Alcanzamos la terraza herbosa del Gallinero sobre la 13:30h, la atravesamos en busca del tramo superior de la Edelweiss y que afortunadamente se mantiene a la sombra toda la tarde.

Lo único que puedo decir de este trazado superior, que nosotros hicimos en cinco largos, es que es “imprescindible”: roca compacta, ambiente, verticalidad, posibilidades de aseguramiento y un largo final de fábula - no podéis perdéroslo-.

Este primer largo de nuestra parte superior o nuestro largo 8, lo iniciamos alrededor de las 14:50h, sigue una gran fisura/diedro, muy vertical. Se protege bien, algún clavo y roca excepcional. La primera parte puede estar húmeda. Hicimos reunión en una repisa evidente, aunque es opcional. Creo que había dos clavos. El L9, sigue la fisura/diedro hasta debajo de un techo característico, nos encontramos con una inscripción horadada en la piedra que pone “edelweiss”. Reunión en clavos con cintajos. El décimo largo, fantástico, solventa el extraplomo por la derecha en una escalada aérea y espectacular. Reunión en una repisa a la izquierda de un diedro que no hay que seguir. Clavos y cintas. El L11 se sale recto hasta alcanzar un muro vertical de roca un tanto diferente (color naranja pálido) y que en cuanto a los agarres proporciona unas regletas que le da un carácter peculiar en relación a lo anteriormente escalado. El muro se vuelve diedro y se abandona por la izquierda para alcanzar la reunión. Último largo, increíble, se desarrolla sobre una caliza negra compacta, donde hay que navegar muy fino para ir encontrando los pocos seguros que existen (tres o cuatro clavos y algún puente de roca) y con muy pocos emplazamientos para autoasegurarse. Si te sales del trazado difícil protección.
Último largo

Alcanzamos la vira final alrededor de las 18:30h y con calma fuimos descendiendo hacia las clavijas de Cotatuero, aprovechando para disfrutar de este magnífico paraje.

Material
Dos cuerdas de 60m dobles.
Un juego de friends hasta el numero 4 de Camalot (repetimos el 0,75, 1 y 2)
Semáforo de alien.
Juego de empotradores.
13 cintas

Más información:
Croquis: los que nosotros usamos (de la géminis el de "mendigloba" me gustó más, para Edelweis el de "korkuerika", perfecto)
 
http://4.bp.blogspot.com/-pzZ8gswxOdk/UjLoeOUc5pI/AAAAAAAAPpg/sFJh3nVRy0I/s1600/G%C3%A9minis.jpg
http://mendibloga.blogspot.com.es/2012/09/geminis-ed-380-m-pared-de-la-cascada.html
http://4.bp.blogspot.com/_wlaORa01yJU/SL_WQf-hX8I/AAAAAAAACMc/lgCBkJxhLFo/s1600-h/Edelweis+CROQUIS.jpg

Cresta del Diablo+Costerillou

 Pincha para ver fotos
Más fotos aquí
Hacía cerca de 11 años que había realizado con Aviño la Cresta del Diablo y sin saber muy bien por qué, nos había llevado un mundo, cerca de 9 horas, por lo que nos tuvimos que bajar y no pudimos continuarla hasta el Balaitús. Aprovechando estos días por el Pirineo, le propuse a Lucas hacernos la cresta completa, con la esperanza esta vez sí de poder completarla.

Acceso
Desde la localidad aragonesa de Sallent de Gállego coger una pista asfaltada y dirigirnos al embalse de la Sarra.

Aproximación
Desde el embalse de la Sarra, debemos coger el camino de Aguas Limpias que en unas 2’30 h nos lleva al refugio de Respomuso.

Acceso a la cresta
Nosotros subimos al Pico Cristales, para comenzar la cresta en su extremo más meridional y donde creo que comienza realmente la arista. Creo que nos liamos algo en el acceso y nos llevó unas 2h desde el refugio. Seguimos la GR.11, que pasa a la espalda del refugio para tomarlo hacia el este, camino de Campoplano. Antes de llegar a la presa de Campoplano, dejamos esta senda para tomar, a la izquierda (N), una vaguada con dirección al Cristales. Por momentos encontramos hitos y por momentos fuimos sin ellos. Alcanzamos el pico sobre las 8:05 am.

Una gran mayoría accede a la cresta remontando el barranco de Respomuso, por el camino de la normal del Balaitús, hasta una zona llana por donde transcurre el río y donde se deja el camino. Se sube en dirección a la cresta, generalmente a un collado muy marcado, el collado Canino, desde donde inician la ruta.

Itinerario
Después de alcanzar el Pico Cristales (salimos desde el Refugio de Respomuso donde habíamos pernoctado) seguimos la cresta realizando una serie de destrepes que nos depositan en la brecha Demeure Lagarat. A partir de aquí y sin una reseña de la ruta, nos dejamos llevar por la propia arista, siempre buscando roca sólida y compacta. Creo recordar que con la excepción del Canino y del último cuerno del Tridente Norte, ascendimos el resto de puntas del cresterío. La impresión que tengo es que sólo hay un tramo conflictivo, en la zona del tridente, donde hay que ir atentos para no meterse en una canal de roca mala entre el segundo y tercer cuerno y flanquearla por la derecha buscando dar un pequeño rodeo que te deposita en una zona más compacta. Prácticamente fuimos en ensamble en la totalidad del recorrido. Llegamos al Pico Soulano alrededor de las 12:20h.
 

Un pequeño descanso a la sombra pues el día estaba siendo sofocante y sobre las 13:50h retomamos la marcha. La cresta de Costerillou me sorprendió por la bonanza de su roca. El recorrido sigue mayoritariamente el filo de la arista, siempre sobre roca excelente y con ambiente, puntualmente te sales de la misma para seguir unas viras, por momento estrechas pero siempre sobre un granito muy compacto y con agarres netos. La cresta no presenta dificultades técnicas reseñables hasta que no se alcanza la zona entre el Arc Boutant y La torre Costerillou. Hay que buscar una canal por la vertiente (O) que sortea el Arc Boutant y nos permite alcanzar la cumbre de la Torre Costerillou, después de realizar una serie de trepadas por ambas vertientes. Realizamos un rapel (18m) para alcanzar la brecha que nos separa del Balaitús. Seguimos en ensamble, hasta el momento toda esta segunda cresta la hicimos desencordados. El último periplo es un tanto laberíntico pero creo que la mejor reseña posible es la de buscar siempre roca compacta que nos irá llevando de una vertiente a otra hasta depositarnos en las proximidades de las planicies cimeras del Balaitús.



Después de unas 8 horas de cresterío, a las 16:15h alcanzamos la cumbre del Balaitús, un tanto churruscados por el calor del día, pero contentos por el magnífico recorrido realizado, sin duda una de las mejores aristas del Pirineo, más corta que la Salenques-Tempestades pero igual de espectacular.

Descenso
Como no llevábamos crampones y el nevero de bajada por Latour parecía estar bastante alto, decidimos regresar por la Gran Diagonal. Palizón pero seguro.


Material
Una cuerda de 40m de 8,1.
Totem: azul, amarillo, lila, verde y naranja
Juego de empotradores.
5 cintas.

martes, 29 de agosto de 2017

Globeros en Alaska, ED 7a+ (6b+ obl), 265m

Pincha en la foto
No se muy bien cómo es que a principios de julio acabamos en Montrebei, en la Paret de Catalunya. Sin duda que en plena canícula veraniega no es el destino más inteligente, pero lo cierto es que de piscina en piscina y sin poder ir a Alpes nos tropezamos con este sueño de pared y no dejamos pasar la oportunidad de tocar esa caliza rojiza que tantas líneas surcan sus recobecos.

No fuimos a ciegas, todo hay que decirlo, la enciclopedia Xose nos recomendó un par de trazados y sin duda que eran acertados. Moitas!!

Para nuestro primer contacto en este terreno de juego elegimos “Globeros en Alaska”, una vía con el sello Albert Salvadó -con el equipamiento necesario en los pasos duros o no protegibles y de autoprotección en el resto-. Para lo que es Montrebei, parece ser que es una vía un tanto sobreequipada, pero nadie discute la calidad y la gozada de ruta que se marcaron en ese muro -una vía placer de arriba a bajo-.

Nosotros accedimos a la Paret de Catalunya desde Áger (Lleida). Desde esta población, muy conocida por los parapentistas y los aficionados a la astronomía, hay que coger una carretera asfaltada que sube al punto de salto y al observatorio astronómico. Cuando la carretera deja de subir y comienza una bajada evidente, al llegar a una curva a derechas, cogeremos la pista de tierra que sale a la izquierda -está señalizada con un indicador que pone castillo/ruínas de Sant Llorenç- y que en unos 7-8 km nos deposita en el prat de Sant Llorenç o Pla del Lluís. Sin duda, un lugar idílico para quedarse unos días de escaladas. Por lo que apreciamos suele haber algunas restricciones en algunas vías por nidificación, pero generalmente avisan colgando algún cartel informativo -parece que por aquí conservación de la naturaleza sí hace su trabajo-.




El acceso a la pared es muy evidente, se sigue un sendero que va recorriendo de forma paralela el muro principal, hay que ir atentos a situarnos a la altura de el gran techo característico del comienzo de la vía, en ese momento, subir por otro sendero no tan marcado, que entre bojes nos irá aproximando al pie de vía. Aproximadamente 30 minutos.

L1: Lucas comienza las maniobras, en este largo de (6b). Corto muro vertical que da acceso a una repisa y continúa por una fisura a la derecha de un bloque. Perfectamente protegido en los pasos más duros, si bien pasa al lado de una gran llastra o bloque que parece estar un tanto despegado de la pared, -subir te subes sobre el pero mucha confianza no da-. Reunión en repisa cómoda.

L2: Comienzan las hostilidades (6c). Magnífica caliza gris. Escalada de placa, de izquierda a derecha, aunque apretona, en todo momento se van encontrando las regletas y agujeros justos para poder cruzar este muro. Se hace más fácil cerca de la reunión, -aunque a mí se me fue un pie y tuve una caída sin consecuencias, pues se protege perfectamente-. Reunión cómoda.
L2

L3: Muy buen largo (6c). Se escala inicialmente por una fisura que se protege bien y tiene un par de chapas, para finalizar por un murete vertical -un alien azul o totem negro va de lujo, cosa que no teníamos y me hice algún metrillo un tanto expo-. Reunión en repisa.

L4: La joya de la corona (7a+). Se sale vertical para hacer una travesía hacia la derecha muy aérea y técnica. Te situas bajo una barriga que se supera recto -yo me fui muy a la derecha y me fundí, no pudiendo encadenar- a partir de aquí es aguntar, pues el muro te va dando agarres y zonas donde poder coger algo de aire. Los seguros en este tramo se dejan a la izquierda -de hecho el penúltino clavo si vas en libre es imposible de chapar, hay que pasárselo-. Para finalizar un alien azul va de lujo, nuevamente, -en su ausencia un poco de decisión puede servir-. Reunión cómoda.
L4

L5: Otro de 6c. Largo corto y concentrado al principio, en seguida se hace más dulce. Roca algo más dudosa pero buena. Reunión cómoda.

L6: Largo corto pero intenso (7a). La roca aquí cambia, la caliza coge un aire más lavado. Se sale hacia la izquierda para salvar un bloque intenso, de agarres algo patinosos y romos -me colgué porque iba justo de power y no acabé de leer bien el jeroglífico- te cambias a la derecha para ganar una fisura diedro dura -más de colocación que dura- que nos lleva a la reunión, algo más incómoda que las anteriores.
L6

L7: El último largo (6b) sale por un muro vertical que nos deposita en una larga y disfrutona fisura, que nos dejará en la parte somital de la pared. -lujazo de vía-

Descenso:
Andando hasta la parte más elevada de la pared, podemos ir pegados al filo o buscar una senda más amplia un tanto más alejados del borde. Cuando desaparece la pendiente y se aplana, buscar un gran monolito o hito gigante (se encuentra cercano al filo), dirigirse a el y enseguida veremos una senda que con algún detrepe y uniendo viras y senderos entre bojes, nos llevará de vuelta a el Prat de Llorenç.

Reseñas e información:
http://albertganxets.blogspot.com.es/2012/05/globeros-en-alaska-montrebei-paret-de.html

lunes, 6 de marzo de 2017

Segis, una apertura aplazada.

Pincha para ver fotos

Si hay un macizo que pueda considerar como mi segunda casa o tal vez mi primera, ese es sin duda Ubiña. Ese lugar donde siempre se vuelve, dónde se desarrollaron fundamentos y donde el recuerdo siempre evoca tiempos mejores. Ante dicho panorama, si un buen colega y compañero de litigios alpinos te propone volver por allí para grabarle una muesca en forma de un nuevo trazado alpino, pues como os imagináis está todo dicho.

La vertiente N de Peña Ubiña tiene como líneas más características: Norte Clásica III/2 (1975, P. M. Fierro y A. Fernández), Rebelión de los débiles III/4+ (2001, Raúl Torres y F. Tain), Norte Central III/2+ (1979, S. Álvarez, G. Suárez y J. Iglesias), Arrieta Pomeda III/2+ (1978, J. Arrieta y G. Suárez Pomeda), Directa Luvas III/3+ (2002, Arturo Novoa Fernández "Segis" y X. M. Otero).

Xose uno de los escaladores gallegos con más bagaje y criterio alpinístico que yo conozco, me propuso darle forma a una línea que él tenía en la cabeza hace bastantes años. El recorrido iría entre la Directa das Luvas y la Norte Central. En cuanto me empieza a describir su idea ya me voy haciendo una composición de lugar y del cariz que esta puede coger "duro, duro". No es para menos pues el comienzo de la vía trata de salvar un extraplano y unas placas calizas en tooling deportivo para poder ganar unas canales superiores dónde serpenteando por ellas nos deberían permitir alcanzar la cumbre.

Mi experiencia como equipador es nula se reduce a colocar un párabolt en una vía del Cañón del Sil " no os digo en cual fue para que no cojáis miedo", algún espit y unos cuantos tacos para colocar cuadros en casa.. " ahora que me acuerdo creo que se cayó uno el otro día" Así que el equipamiento del primer largo corrió a manos del profesional: Xose "podéis ir tranquilos".

Debido al estilo de vida nómada de Xose y a la climatología tan especial que viven nuestras montañas, el buscar una fecha para el inicio del proyecto no siempre es fácil. El 29 de diciembre partimos desde Torrebarrio con idea de dejar montado el primer largo, que suponemos será lo más duro y más laborioso de la vía. Las condiciones en la montaña son casi veraniegas a pesar de estar en pleno invierno. El sábado lo dedicamos a portear todo el material que llevábamos y que no era poco. Subimos hasta el collado Ronzón, pasamos al Terreros y yo pretendía cruzar por la senda Merina, pero no conseguí encontrarla por lo que tuvimos que descender un buen desnivel por la vertiente del Meicín, para luego alcanzar la base de la cara norte. Todo esto bajo un sol de justicia, "vaya sofocón".
 
Condiciones "invernales" en el Meicín
Para ganar el comienzo de nuestra línea, hay que ascender los primeros metros de la Norte Central hasta un nicho muy característico. Este primer tramo que en condiciones normales de invierno lo haces casi sin enterarte, fue lo más arriesgado del día, escalada mixta sobre "hierbing" que yo cotaría de H7 expo. H7 expo, vamos lo típico de los mixtos de Ubiña, tal vez podríamos plantearlo como una futura nueva disciplina alpinística y que sin duda no tendría nada que envidiarle a otras más conocidas como el Drytooling, el Hielo Spray o la anglosajona Yeso escalada … Ahí queda esa propuesta.

Después de alcanzar el nicho, montamos una reunión con dos párabolts y viendo lo que quedaba de día decidimos dejar el material y regresar a Torrebarrio. Rapelamos, anclamos las cuerdas para no tener que volver a jugárnosla con ese “H7” al día siguiente y esta vez sí, volvimos por la senda Merina hacia el collado de Terreros.


A las 12:00h del día 30 de diciembre, en vez de estar en el supermercado haciendo las últimas compras para la noche de fin de año, nosotros dos empezábamos el trabajo de equipamiento del primer largo. Xose se puso el mono de trabajo, taladro, bolts, ferralla, estribos y mucho oficio. Yo me puse el primaloft y a animar al “animal”…
 
Trabajando
Ese día se pasó entre brocas y agujeros y algún que otro trekking expo por el hierbing ubiñense. Todo fue fluyendo con más o menos incertidumbre, hasta que debajo de un gran bloque a salvo de posibles proyectiles, Xose instaló la reunión. La luz menguaba y sólo nos dio tiempo a que subiese para probar el largo y para poder atestiguar lo que me estaba pareciendo desde abajo: “dura, dura...”

Hecho lo que creíamos sería el tramo más laborioso, sólo faltaba esperar por la llegada del invierno a la pared y volver con ganas para salir por arriba.
 
Largo equipado
El 27 de febrero, bajo alertas meteorológicas por viento decidimos acercarnos a probar suerte. Nos acompañó Aviño, que generosamente nos ayudó a subir el material, me dejó su casco y luego decidió darse la vuelta, el día no acompañaba para estar metido en estos fregados y más con botas prestadas.

Subimos hasta el nicho rápidamente, la nieve caída hacía que la progresión por este tramo de inicio de la Norte Central fuese bastante cómoda. En el nicho el párabolt inferior de la reunión estaba totalmente enterrado por la nieve y sólo afloraba el bolt más alto. Tranquilamente podría haber unos 3 metros de nieve con respecto a nuestra visita anterior. Las condiciones no eran las mejores, hielo no se veía por ningún lado y la nieve que nos rodeaba estaba sin transformar.

Xose arranca a ponerle las cintas a su obra. Asciende con cautela y enseguida se da cuenta que encadenar el largo va a ser cuestión ardua y para auténticos “lolos”. Después de superar el único clavo que dejamos en el largo Xose me avisa que el siguiente bolt debe estar tapado por la nieve y que va en busca de el, tuvo que pelearlo de lo lindo hasta que por fin consigue desenterrarlo, "sin este chapaje menudo sartenazo” (aquí me acordaba de esa cueva canadiense donde se forma el “hielo spray” y donde Wild Gadd y amigos con un buscador de metales van desenterrando los bolts de la cueva, vaya nivel). Superada la panza inicial, aunque menos física, hay que seguir escalando e ir muy fino porque hielo no había y una vez dejado atrás el último bolt se convierte en un tramo muy expo hasta llegar a la reunión.
 
Xose comenzando el tooling
Subo lo más rápido que puedo pues hay que salir por arriba. Voy tratando de encontrar gancheos y buscando la manera de encadenar tramos pero he de reconocer que hay secciones que no me queda otra que tirar de las cintas y colgarme. Llego a la reunión y decidimos colocar un spit antes de la llegada a la misma para quitarle algo de exposición a este último tramo (para que os quedéis tranquilos, el spit no lo puse yo…)

Arranco hacia lo insondable y me encuentro con una primera sección con nieve sin asentar y donde voy buscando la manera de proteger hasta alcanzar un bonito resalte que en su salida presenta un poco de hielo que da la confianza necesaria para poder levantarse y superar el escollo. Gano una campa de nieve que asciende de izquierda a derecha. En seguida se atisba una salida vertical que estando en condiciones debería formar hielo, pero que en esta ocasión era una sección mixta sobre hielo podrido y nieve inestable; largo bueno pero expo. Salgo a la campa principal de esta sección de la montaña y monto reunión en el lado izquierdo (no dejamos nada).
 
Xose terminando el mixto del L2 de Segis
Sube Xose y en ensamble progresamos unos 100m, pasando por en medio de dos grandes gendarmes característicos, hasta un pequeño hombro donde hacemos un relevo y nos encaramamos hacia la arista E por una canal que presenta unos resaltes al comienzo y al final de la misma. Desde la arista hasta la cumbre restan unos pocos metros sin dificultades reseñables.

Una foto de cumbre rápida en medio de la niebla y recelosos del viento que se esperaba para este día, pero que afortunadamente durante la vía no nos encontró, nos marchamos cara el valle, buscando el fin de una jornada que nació con una ensoñación y terminó con el recuerdo a un gran compañero que sin hacerse notar siempre nos rodea y nos da su aliento, nos asegura o nos tensa la cuerda cuando es necesario: SEGIS.

Así lo vimos:
Segis, ED inf, III/4, M7/A0 (M5+/A1 obligado)
La vía comienza después de superar el cono de inicio de la Norte Central, hasta alcanzar un Nicho característico: 60º-65º/M3-M4
L1: Tooling con salida picante M7/A0 (en las condiciones que lo hicimos, sin hielo y con nieve sin transformar). Creemos que en libre puede rondar el M9, independientemente de las condiciones.
L2: Mixto expo, M6 (condiciones de nieve pésimas). Con buenas condiciones las dos zonas de mixto pueden mejorar mucho y ser muy disfrutonas.
Aproximadamente, 100m de ensamble hasta un hombro en la base de un gendarme característico: máximo 45º-50º.
60m de canal con dos resaltes al inicio y al final de la misma: máximo 70º, que nos deposita en la arista E, cerca de la cumbre.

Una descripción más exaustiva de los largos la podéis encontrar en el blog de Xose, es tontería repetir lo que ya está bien escrito.